lunes, 22 de agosto de 2016

Tres historias

Hola, amigos. Hoy estoy aquí para contaros tres historias. No soy un gran contador de historias, eso lo dejo para gente mucho mejor y más hábil que yo. Sin embargo, y sin querer entrar en el intrusismo, hoy voy a convertirme en cuentacuentos para que, entre todos, echemos un ojo a una situación difícil que bien podría ocurrir. Y luego, quizá, poder reflexionar sobre un par de cositas. Vamos con ello.



Messi se va


El Fútbol Club Barcelona está arruinado. Sí, está arruinado. Finalmente, Hacienda ha decidido reclamar la deuda que el equipo tiene con la Seguridad Social. Esto, tras una temporada difícil, en la que los ingresos no han sido los esperados, ha desencadenado una venta de jugadores intentando subsanar, al menos en parte, la mala situación económica. Pero el club, lejos de solucionar sus problemas, se ha encontrado con uno mucho más grave.

Messi quiere irse.

Con el palo que Hacienda le ha metido al Barça, su presupuesto se ha visto recortado en un 53%. Esto ha supuesto que los salarios de los jugadores se hayan visto comprometidos. En concreto, los emolumentos percibidos por sus estrellas, como Neymar o Messi se han visto reducidos en un 60%. Esto ha enfadado a los cracks del Barcelona, que han amenazado con abandonar la disciplina del club si no se restablece la situación. Como ellos, Luis Suárez o Iniesta ya vieron cómo sus sueldos bajaban y decidieron fichar por otros equipos como el Milán o el Manchester City antes de afrontar una reducción masiva de sus sueldos. Lo que queda es un Barcelona lastrado por el éxodo de sus estrellas y que sólo ha conservado a los jugadores más comerciales, en un intento de sanear las maltrechas arcas del club. Esos jugadores, ahora, ven cómo al bajón en el rendimiento del juego se une el recorte en lo percibido en sus cuentas corrientes. El hundimiento en la clasificación del Barça es ya un hecho constatado y las estrellas no son suficientes para sacar del pozo a un equipo que podría bajar a Segunda División por primera vez en su historia. 

A pesar del aluvión de nuevos abonados que siguió al llamamiento del equipo a sus seguidores y de la subida de tarifas en dichos abonos, el Barça sigue sin poder hacer frente a la deuda. "Hay que triplicar el presupuesto. Tenemos que volver a la senda de las victorias. Puede hacerse. Nadie dice que haya que hacerlo mañana mismo, pero estamos mirando de cerca al abismo de Segunda y esto hay que pararlo" ha declarado esta misma mañana Piqué, erigido en portavoz de los jugadores del equipo. 

Preguntado Bartomeu, presidente del Barça, por estas declaraciones de Piqué, lejos de escudarse en la deuda y en las dificultades que está provocando, aludió a la imposibilidad de realizar dicha hazaña. "Triplicar el presupuesto del Barça es imposible. No es rentable", declaró. 

Según fuentes fidedignas, Messi tiene un precontrato firmado con el Olimpique de Lyon. Según estas informaciones, si el Barça acumula otras dos derrotas, el jugador saldrá del club español rumbo a Francia sin remedio.

Isabel Pantoja cancela un bolo


A pesar de haber pasado por la cárcel por un delito fiscal, a Isabel Pantoja no le van bien las cosas.

Hacienda aún le reclama parte de lo defraudado durante la época en que Isabel Pantoja andaba con Julián Muñoz y está desesperada por reunir el montante que le permita hacer frente a sus deudas de forma contundente. Este verano ha tenido un gran número de actuaciones en diversos pueblos y ciudades de España, que, aprovechando el calor estival, han celebrado sus fiestas patronales, recaudando, según dicen en los mentideros, un importe que le permitiría pagar un porcentaje significativo de dicha deuda.

El problema se presentó en la madrileña localidad de Valdemoro, asfixiada por la deuda acumulada que el gobierno del Partido Popular dejó al consistorio en su periodo al frente de la gestión municipal. En concreto, el equipo de gobierno de los populares derrochó el presupuesto, gastándolo en obras y adquisiciones a todas luces innecesarias, como estatuas en granito de familiares de los ediles para colocarlos en rotondas y parques, un reloj de sol que se colocaría en unas galerías subterráneas y hasta dos millones de euros en alfarería procedente de un taller del cuñado del alcalde.

Hace meses, mientras negociaba la gira de su reaparición tras haber estado en la cárcel, el representante de la tonadillera se comprometió, mediante contrato, a que la artista actuaría en el concierto de cierre de las fiestas patronales de la localidad, a lo que Isabel dio el visto bueno. Al presentarse en Valdemoro, sin embargo, la tonadillera exigía el pago de un caché que triplicaba el que se había acordado en un principio.

"Es una vergüenza", declaraba una fan a la puerta del polideportivo, donde se iba a celebrar el concierto, "que dejen así colgada a la gente por no querer pagar a Isabel lo que vale". El consistorio se ha negado a hacer declaraciones al respecto, pero fuentes provenientes de la concejalía de festejos han revelado que "es imposible triplicar el presupuesto para festejos, no es rentable".

El descontento en la localidad, mientras tanto, es patente, y la población anda incómoda y soliviantada por el fiasco del día grande de su fiesta.

No hay dinero para I+D


Desde el inicio de la crisis, la situación de la ciencia en España ha ido retrocediendo. Según el informe COTEC 2016, la inversión en I+D ha caído a la mitad. Durante este tiempo, investigadores de talla internacional, como Juán Carlos Izpisúa, han abandonado la práctica de la ciencia en nuestro país, emigrando a otros países, en los que los investigadores tienen mayores probabilidades de desarrollar sus carreras profesionales con muchas menos trabas.

Como él, miles de investigadores han abandonado el país, configurando una fuga de cerebros de la que el propio presidente del CSIC ha dicho que era una leyenda urbana. O, como la propia Secretaria de Estado de Investigación y Desarrollo, se ha llegado a decir que en nuestro país sobran científicos.

Carmen Vela, que es quien detenta tal cargo, ha llegado a afirmar hace poco tiempo que es imposible triplicar la inversión en I+D. No es tampoco lo que se le ha pedido, pero, al menos, debería recuperarse la mitad de la inversión perdida. Tampoco se le ha pedido que sea mañana, que podría ser de forma gradual, en pasos, pero que es un compromiso que debería adquirirse y mantenerse hasta alcanzar el objetivo.

Ante las declaraciones de la Secretaria de Estado, no ha habido reacción alguna. Sólo algunos científicos, adocenados y apesebrados, que quieren chupar del frasco y vivir a expensas del Estado, han declarado: "Es una vergüenza. No tenemos ni para tubos y nuestros pre y postdoctorales se están viendo obligados a emigrar". ¿Qué se habrán creído estos lamebotas y vasallos? ¿Que vamos a darles dinero por su cara bonita? ¡Que trabajen y hagan algo, que tanto dinero y tanta mandanga para que luego no sean capaces de encontrar una cura contra el cáncer!

Desgraciadamente...


Desgraciadamente, sólo una de ellas es cierta. ¿Adivináis cuál? Sí, la última. Incluídas las respuestas a los científicos. En una discusión en Twitter llegué a recibir semejantes respuestas por parte de algunos usuarios. 

Ojo, no estoy diciendo que haya que desterrar el fútbol o el folklore (por muy de mal gusto que pueda llegar a ser) y dedicar el dinero a la ciencia. No me estoy refiriendo a eso, ni mucho menos. Aunque sí que es cierto que de haberse puesto un especial interés en cobrar lo que uno y otra deben, se podría haber dedicado a proveer a laboratorios y grupos de investigación del personal que necesitan. Quizá no para muchos, estamos de acuerdo, pero deja translucir una preocupante actitud.

No por parte de los aficionados al fútbol o los fans de la Pantoja. Ni tampoco de los que desprecian la ciencia sin tener ni idea de cómo funciona, como son los que contestaron a la mencionada discusión en twitter. El problema lo muestra la Secretaría de Estado. 

Durante los años de la crisis, las Universidades españolas han perdido mucho poder investigador. No sólo eso, sino que también se han perdido líneas en centros no universitarios, como el Centro de Investigación Príncipe Felipe. Los recortes se han sufrido en todas partes. Y entendedme: considero que antes que devolver a I+D los fondos recortados es necesario recuperar lo perdido en los sistemas educativo y sanitario. Pero no veo en la Secretaría de Estado un verdadero interés en, cuando menos, mantener el nivel y minimizar los daños, repartir los pocos fondos que hay entre todos o buscar soluciones a una situación extremadamente precaria que amenaza con colapsar el sistema de I+D español. Al contrario: parece que su único empeño es hundirlo, creando situaciones aún más complicadas, como es la creación de la tan famosa "excelencia", que aún nadie sabe qué es ni en qué consiste. Termino estas líneas y leo publicado que el gobierno considera que el CSIC no tiene interés para la sociedad. Y veo, leyendo el artículo, que mis peores temores se confirman y que el objetivo no es otro más que destruir el sector público de investigación. Y con ello, la generación de un conocimiento básico, de ciencia básica, sin la que la investigación aplicada no puede ni podrá existir nunca.

Así pues, tenemos un culpable de que el sistema público se venga abajo: la Secretaría de Estado. La desidia y el desinterés de la Secretaría de Estado, más interesada en mantener el culo pegado al despacho en lugar de construir un sistema de I+D más sólido, que ofrezca más oportunidades y sirva de una vez por todas para todo aquello que prometen los políticos en campaña y de lo que luego se olvidan: darnos una solidez económica que nos permita sobrellevar siguientes crisis de una forma mucho menos dura. Son cómplices necesarios de que los científicos, en este país, estemos más pensando en huir o quemar nuestras naves que en seguir investigando. 

Porque en España nos sobra talento que poner sobre la mesa para ello. Pero lo desperdiciamos dejándolo ir e inventándonos excusas baratas para justificar dicho éxodo. ¿El objetivo? Me temo, y esta es una opinión personal, que el de siempre: destruir el sector público.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios están moderados. Siempre lo están. Y van a seguir estándolo. Si el comentario hace referencia a algo que ya he contestado en el artículo, no aparecerá. Si contiene insultos, no aparecerá. Si vienes a trollear, no aparecerá.