Mostrando entradas con la etiqueta bocazas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta bocazas. Mostrar todas las entradas

lunes, 12 de octubre de 2015

No engañan a nadie...

... aunque lo pretendan.

Estamos en campaña electoral, señores. Y se nota. No sólo porque hay inauguraciones, los políticos bajan de sus altas tribunas para mezclarse con la plebe, abrazan niños y estrechan manos. No. Sino también porque es época de promesas, de grandes palabras, de proyectos que compartir juntos. Es época de discursos épicos, de gestos y brindis.

Y es que se mezclan con la plebe a la que desprecian y abrazan niños y estrechan manos que les asquean. Es época de promesas vanas, de grandes palabras vacías, de proyectos que veremos, juntos, cómo se quedan en un cajón. De discursos con fallos épicos, de gestos inútiles y brindis al sol. ¿Que no os lo creéis? Pues os traigo un ejemplo: José Antonio Pérez Tapias.

viernes, 10 de julio de 2015

Hablar sólo para conseguir votos.

Hace unos días, una formación política de las nuevas, que tanta esperanza traen para algunos y tantos fans tienen, publicaban una chorrada sobre declarar Madrid zona libre de transgénicos. Muchos ya se pusieron en contra y pusieron en su sitio a dicha formación, demostrando por qué mienten y dándoles argumentos de por qué se equivocan. No voy a ahondar más sobre ése tema porque, como veis, otros lo han hecho mucho mejor que yo. Sin embargo, lejos de dar marcha atrás, lejos de recular y reconocer que se equivocan para corregir, lo que hecho es convocar una asamblea para "debatir" (léase aceptar a ciegas lo que ellos digan) y "discutir" (léase hacer caso omiso a la evidencia científica). Pues es con este comunicado con el que me voy a meter en harina.

martes, 26 de mayo de 2015

Aprender a distinguir

Argumento inválido
El otro día, en una discusión por Facebook sobre el tema de los transgénicos, me di cuenta de que hay muchísima gente que confunde las cosas. Mucha gente, entre ellos el que suscribe, se ha matado y dejado la piel para dejar claro qué son los transgénicos, cómo funcionan y de qué manera se utilizan. Sin embargo, las posiciones de los detractores se enrocan y sólo quieren oír hablar de una cosa: Monsanto. Todo lo demás da exactamente igual. Así, sólo quieren hablar de prácticas, de aspectos sociales, de agricultores oprimidos y suicidios, de sentencias judiciales... pero ni hablar de la técnica, del producto y de los estudios que apoyan y evidencian la idea de que, efectivamente, los transgénicos son seguros.

lunes, 18 de mayo de 2015

El miedo como herramienta

Es muy curioso que de un tiempo a esta parte se haya ido corriendo el bulo de que existen alimentos que nos perjudican. Sobre todo, alimentos que llevamos consumiendo siglos y, sin embargo, no nos hemos extinguido. Es el caso de los cinco venenos blancos que se llevan publicitando como tales durante los últimos años: la sal, el azúcarla harina, el arroz y la leche. No me voy a meter en si lo son o no, porque eso lo hace mucho mejor que yo gominolasdepetroleo en la serie dedicada a estos alimentos en su blog, comparando sus versiones procesadas con las versiones sin procesar, con un rigor que ya nos gustaría a muchos. Pero lo que sí voy a hacer es llamar la atención sobre lo peligroso que es esparcir y fomentar el mito. Así que, con su permiso, voy a hablar del último elemento de la serie: la leche.

jueves, 14 de mayo de 2015

Talibanes de la estupidez

Imagen libre de pseudociencia sobre transgénicos
La semana pasada, el amigo J. M. Mulet presentaba su libro Comer sin miedo en Argentina. En él, el bioquímico valenciano nos invita a reflexionar sobre si toda la publicidad y las chorradas buenrollistas que invaden la alimentación de un tiempo a esta parte, infundiéndonos el miedo con diversas enfermedades, tales como el cáncer, están justificadas o son solo una patochada para vendernos la modita ridícula de lo ecológico y lo natural. En él encontraremos una parte dedicada a los transgénicos, como no. Para cualquier persona inteligente con media meninge funcional, Comer sin miedo supone una lectura amena, entretenida y, sobre todo, didáctica. Sin embargo, existe una panda de descerebrados que amparados en su propia ignorancia, hacen de su estupidez un escudo y una bandera y envueltos en ella se dedicaron a reventar actos en los que participaba e incluso tuvo que sufrir amenazas de muerte.

lunes, 11 de mayo de 2015

La zanahoria del borrico

Llegan las elecciones y, los que me habéis leído, ya os habréis acostumbrado a una de mis coletillas: llegan las elecciones y los políticos se llenarán la boca de promesas sobre la ciencia. Y seguro que estáis al tanto de la promesa de Albert Rivera acerca de reinvertir lo que se gasta de sobra en el AVE en la investigación científica. Hasta aquí, parece hasta razonable: dinero que se gasta de sobra en una parte, trasladarlo a donde falta. Pero, ¿es tan bonito como lo pintaba el flamante candidato o es tan sólo la zanahoria con la que se intenta mover al borrico? Pues a decir de Diego Comín, que ha colaborado en la redacción de su programa, no. Y es que se deja llevar por uno de los cánceres de la visión española: la inmediatez.

lunes, 4 de mayo de 2015

Los científicos no somos ONGs

Esta entrada es la que debería haber venido la semana pasada, que retrasamos por la publicación del artículo de JAMA sobre las vacunas, y aprovechamos para hacer una advertencia sobre lo peligrosos que son los antivacunas. Así que vamos a recuperarla y publicarla, porque también tiene su miga.

Comenzábamos diciendo que había tenido un par de experiencias curiosas con este tema anteriormente, pero que la semana pasada, a principios, había tenido una repetición de dichas experiencias. Caminando entre la gente, de compras para abastecer mi nevera, escuché el típico comentario: Claro, no se investiga, porque a los científicos no les interesa. Como no se llenan los bolsillos, pues que nos jodan a los demás. No, no hacía referencia a las farmacéuticas, esas malvadas explotadoras y aliadas de Satanás. No, se refería a los científicos, así en general.

jueves, 26 de marzo de 2015

Idiotas ilustrados

Es curioso, muy curioso, cómo alguien que se autodenomina erudito, como es el caso del ínclito Fernando Sánchez Dragó, puede ser víctima de su propia estupidez, mostrando un ejemplo de Dunning-Kruger tan flamante y brillante como el que muestra en la publicación que podéis leer en la imagen adjunta. Si vais a la línea pequeñita que hay bajo su nombre, que le acredita como autor de semejante cagarro, veréis un enlace a su tienda online de mierdecitas variadas. Pero, regodeándose en su disonancia cognitiva, ha puesto mal la URL, dando muestras de su verdadera inteligencia.